Ahora que llega el verano es el momento de publicar un artículo que haga referencia a destinos de España, y aunque España es bella por todos los rincones, en este post trataremos un poco sobre el destino de la mayoría de los Españoles, la costa o la playa.

Pueblos con encanto costero

Todavía hay villas marineras y pueblos en los que cambian el coche por la barca, y el jardín por el agua del mar. Todavía hay lugares con una magia que vale la pena conocer.

Combarro

Nos desplazamos hasta la provincia gallega de Pontevedra, en la que vais a poder comprender una de las estrellas en relación a turismo en la región. Y no es para menos si nos paramos en este reducido y mágico pueblo pesquero donde se ve que el tiempo se ha detenido. Guarda la composición original de su casco urbano, junto al mar, e intacta desde el siglo XVIII. Desde el recorrido marítimo, en el que se tienen la posibilidad de ver las viviendas típicas de pescadores que parecen precipitarse al mar, y hasta espacios como la Plaza de Chousa, en pleno centro y rehabilitada, debido a que antes era una playa; Combarro es un espacio exclusivo.

Cudillero

Si estás buscando un espacio inolvidable dentro de Asturias, muchas personas te va a hacer referencia a Cudillero, que es una villa marinera en la que los colores más vivos, combinados con la naturaleza, crean una verídica joya. De este pueblo, la imagen que más se reconoce es la de su puerto pesquero, en el que poseemos las barcas que se asoman a la plaza primordial, a lo mejor, una de las más populares. De frente, y como una clase de anfiteatro, las viviendas van dejando paso a la plaza, que tiene la espectacularidad de los colores presentes en las fachadas de las casas, como primordiales personajes principales.

pueblos costeros más bonitas de España

Calella de Palafrugell

Echa una mirada a esta región. Seguramente en este momento comprendes la inspiración que recibió de estos panoramas, Joan Manuel Serrat para escribir una de sus canciones más populares, “Mediterráneo”. En cualquier situación, te vas a encontrar con uno de los pueblos pesqueros de Girona más agradables. Su costa está además, formada por pequeñas calas donde se agolpan las barcas que traían, hace años, el pescado más fresco al pueblo, donde se subastaba. Tampoco era extraño ver personas tejiendo redes. En el casco urbano, las casitas de baja altura tienen desde el porche, salida directa a la playa. Un verdadero lujo en la época que corren en la actualidad, con tintes de antaño.

Fornells

Se localiza dentro del Archipiélago Balear, exactamente en la isla de Menorca, y contando con una de las fotos más singulares. Su particularidad reside en que tiene un puerto completamente natural, básicamente cubierto de viviendas de baja altura, blancas, y que mezclan con el agua cristalina sobre el que descansan sus barcas. Aquí, el pescado fresco está a la orden del día, debido a que son los pobladores de Fornells, los pescadores encargados de traer hasta el pueblo, las superiores capturas. De ahí, que su plato más apreciado tenga como base el pescado, siendo la Caldereta de Langosta, la estrella absoluta de las mesas menorquinas.

Puerto de Mogán

Nos desplazamos en este momento hasta la isla de Gran Canaria, en la que estamos la Venecia más de España. Si ves si panorámica, vas a saber que se asemeja bastante a la localidad italiana, debido a que tiene un casco urbano en el que recorren canales, sobre los que cabalgan los puentes, y donde no es extraño ver pequeñas barcas, como si de coches en medio de una Enorme Vía se tratara. Aunque en la actualidad pertenece a las urbanizaciones más populares, anteriormente era un sencillo vecindario marinero del que se guarda la esencia, y desde luego, el plato habitual, que son las lapas con mojo verde.