Las gafas de sol son el complemento perfecto para acabar de ultimar tu outfit. Ya no se trata sólo de asegurar su protección y tener en cuenta su estilo, hay que conseguir que además sean aquel complemento que haga destacar y lucir tu cara de la mejor forma posible. Por eso, para acertar y dar con aquellas que son perfectas y están hechas especialmente para ti, aquí va una guía a tener en cuenta a la hora de comprarlas.

Presta atención a tu cara

Dependiendo del tipo de cara que tengas, aquí van las que mejor te quedan:

Cuadrada:

Si tu mandíbula es prominente y la zona más ancha de tu cara se encuentra a la altura de tus pómulos, las gafas de sol que mejor quedan en tu caso son las redondas. Un ejemplo son las del estilo Gandhi y es que las formas curvas de estas gafas contrarrestarán los rasgos angulosos propios de este tipo de rostros. Eso sí, importante es que este tipo de gafas sean del tamaño oversize. Piensa que lo que se pretende es suavizar el rostro, si el tamaño es demasiado pequeño, las gafas de sol no destacarán y pasarán desapercibidas por tu frente y pómulos.

guia de gafas de sol

Triángulo:

Este tipo de rostros están caracterizados por una frente ancha y una barbilla fina como si se tratase de un triángulo invertido. Las mejores gafas en este caso son aquellas ligeramente redondeadas y con forma ovalada. Las gafas de tipo Aviador son perfectas en este caso debido a su forma redondeada en la parte inferior.

Alargada:

Una cara alargada va perfecta con aquellas gafas de sol que crean líneas rectas, como las del estilo Way. Para acortar una cara alargada estas gafas son ideales. Sus líneas rectas en la parte superior así como los detalles le dan más peso a la parte superior del rostro.

Redonda:

Una cara redondeada es la que presenta mayores curvas. Para conseguir que tu cara luzca más alargada y delgada evita las gafas de sol con formas redondeadas y apuesta por aquellas con formas cuadradas y rectangulares. Las monturas más angulares serán sin duda las mejores para conseguir el efecto anteriormente mencionado.

Ovalada:

Una cara ovalada, presenta suaves curvas redondeadas que la convierten en la cara perfecta para casi cualquier tipo de gafa, desde los estilos más deportivos hasta las últimas tendencias en las gafas más transgresoras. Si tienes la suerte de tener este tipo de rostro, enhorabuena! Tus opciones son mucho más amplias, atrévete a probar hasta dar con aquella en la que más cómoda te encuentres o más lucida te resultes.

Medidas a tener en cuenta en su compra

Encontrar el tamaño idóneo para cada rostro supone tener en cuenta una serie de medidas. Las medidas de las gafas de sol suelen venir indicadas en milímetros y hay que prestar atención a 3 números: la anchura de las gafas, la distancia entre las dos lentes y la largaría de cada pata.

Mídete la cara.

Ponte enfrente del espejo con una regla o metro y mídete la parte más ancha de tu cara. Luego mide la parte más hacia arriba de tu nariz, donde se posarán las gafas para conocer el ancho de tu puente. Anota todas las medidas, coge aquella medida de tu punto más ancho de tu rostro y réstale el tamaño del puente de la nariz y divídelos en dos. Sabrás así cuál es el tamaño de tus gafas de sol.

Ten en cuenta su protección

Asegúrate que las gafas de sol que vas a comprar tienen cristales homologados y que presentan una protección contra los rayos ultravioletas de al menos un 60%.

Protege tu piel

Las gafas de sol no sólo protegen a la retina de tus ojos, también protegen la piel de alrededor de los párpados. Si no llevamos gafas de sol tendemos a entrecerrar los ojos para que el sol no nos moleste aumentando así la aparición de arrugas en los párpados y las conocidas patas de gallo. Al usar gafas de sol evitamos el reflejo de entrecerrar los ojos con lo que las posibilidades de posibles arrugas también disminuyen.

Elige tu color de lentes

Dependiendo del tipo de actividad hay un color de lentes más apropiado. Si se trata de un largo viaje en coche, los cristales grises son perfectos para hacer frente a cualquier tipo de reflejo. Si se trata de un día nublado los colores amarillos o rojizos en los cristales potenciarán la poca luz disponible y mejorarán el contraste. Pero si sigues teniendo dudas de qué tipo de cristal elegir puedes encontrar más información aquí.

Tener en cuenta esta guía de compra hará que no sólo tengas unas gafas de sol seguras y estilosas sino también aquellas que mejor se adapten a ti y tus necesidades.