Es un medio de pago que garantiza de una cantidad de dinero, que una entidad financiera o “banco” otorgado como préstamo a través de una “franquicia” a una persona o entidad para la adquisición de bienes de consumo o pago de servicios.

Es físicamente, un plástico de forma rectangular con varios elementos distintivos impresos en relieve, que representan los datos de identificación de la persona y del ente que emite dicho medio de pago y la franquicia que la respalda y regula su uso, brindando ciertos servicios y asignando un límite de máximo a financiar, que va de acuerdo al riesgo crediticio y la capacidad de pago del titular.

El número de la tarjeta es lo que identifica como cuenta de crédito en el sistema bancario a este instrumento y generalmente contiene entre 12 y 16 caracteres todos numéricos, que también aparecen al reverso de la tarjeta, un “microchip” de seguridad y la fecha de vencimiento que es el tiempo máximo de permiso para usar dichos fondos y el año de emisión, así como la fecha desde la cual el cliente es miembro de la franquicia.

Las tarjetas de crédito se clasifican con una jerarquía

La tarjeta Classic (o Clásica): del mismo color corporativo del banco que la emite, sin importar su límite de crédito.

Gold (Dorada): es un plástico del instrumento es de color dorado, generalmente igual en todas las entidades financieras, aunque algunas franquicias que tienen su propia codificación.

Las Tarjetas de Crédito

Platinum (plateada o “Silver Card” en algunos países) para el cliente con más alto nivel financiero, en algunas entidades bancarias, cuyo límite de crédito se establece en función del capital depositado en las cuentas del cliente dentro de la entidad que emite el plástico y que funge como respaldo del gasto en que incurra con el uso del plástico.

Tarjetas Signature Black: (Firma Negra) en algunas franquicias es la tarjeta de mayor prestigio, no tiene un límite de crédito sino que el cliente tiene crédito abierto en la entidad, que se garantiza por sus activos líquidos en el banco, inversiones y constantes ingresos.

Otros tipos de tarjeta, dependen más de la franquicia que del emisor. Las más conocidas en el mercado internacional son: Visa, Master Card, American Express y Dinners Club.

Todas las tarjetas de crédito gozan de los mismos beneficios que una tarjeta de débito, como lo son: la posibilidad de pagar en puntos de venta electrónica sus compras y cancelaciones de servicios, la obtención de avances de efectivo en cajeros automático y la disponibilidad de fondos en la cuenta, salvo la condición de superación del límite establecido o del bloqueo por impago.