El miedo es un elemento inherente al ser humano. Sin embargo, a medida que crecemos la misma sociedad se encarga de crearnos muchos más miedos. Al emprender un negocio, surgen muchas dudas y temores que des ser capaz de ir enfrentándolos para seguir adelante en el camino que te has trazado. Y la mejor forma de afrontar estos miedos, es identificarlos para que estés preparado mentalmente para salir airoso.

1.- Miedo a la crítica

Cuando inicias un negocio, lo haces con el objetivo de cumplir un sueño o una idea. La gente que te rodea, tal vez no comprenda la importancia que tiene tu proyecto. Por esa razón, comienzan a criticarte y hacer comentarios poco alentadores acerca de tu decisión de emprender, lo que puede desmoralizarte inmediatamente si no estás preparado para enfrentar esas críticas.

2.- Miedo al compromiso

Con el inicio de un emprendimiento, adquieres responsabilidades que muy probablemente sean nuevas para ti. Obligaciones de tipo comercial, jurídico, tributario, laboral, entre otros. Estos compromisos que deberás asumir, pudieran agobiarte antes de tiempo y renunciar a tus sueños antes de dar inicio a tu proyecto de emprendimiento. Debes mentalizarte que los objetivos que te has trazado requieren de entrega y compromiso.

Principales miedos que debes enfrentar al emprender un negocio

 

4.- Miedo a la pérdida de dinero

Si emprendes un negocio con la mirada puesta en satisfacer una necesidad económica, es muy probable que el miedo a perder tu inversión te paralice. El emprendimiento debe nacer de la oportunidad, más no de la necesidad. Para convertir un emprendimiento en un negocio sólido y estable con el tiempo, implica invertir además de recursos financieros, tiempo y esfuerzo para que pueda rendir sus frutos. Evalúa los riesgos y las oportunidades y adquirirás confianza, a la vez que superarás este tipo de miedo.

5.- Miedo al fracaso

Si tu miedo al fracaso está por encima de las ganas de triunfar, estarás en serios problemas. El miedo al fracaso se fundamenta en el hecho de que la sociedad condena el fracaso y hace a la persona objeto de burla y vergüenza. Sin embargo, para triunfar hay que arriesgar. Lo importante es prepararte psicológicamente para posibles fracasos, de manera de adquirir la fortaleza necesaria para perseverar las veces que se necesario hasta cumplir con los objetivos.

6.- Miedo al éxito

Aunque suele paradójico, estamos más preparados para perder que para triunfar. Antes de iniciar un emprendimiento algunas personas se preparan tanto para el fracaso que prácticamente lo atraen. En vez de prepararte para el fracaso, enfócate en alcanzar el éxito. Aparta de tu cabeza esas expresiones como, voy a ver cómo me va” o “trataré de…”. Ten mentalidad de éxito y disponte a dar todo de ti para que el fracaso no sea parte de tus opciones.

7.- Miedo a renunciar a la comodidad

El asumir un nuevo emprendimiento, debemos dedicar mucho más tiempo y esfuerzo del que estábamos acostumbrados a dedicar a nuestras labores cotidianas. Es por ello que debes internalizar que ese esfuerzo y tiempo invertidos serán retribuidos con el éxito.